Tuesday

Noviazgo Cristiano - ¿Hay química?


¿Por qué hay gente que entiende las cosas a la primera y otras no? Hay personas con las que hay una conexión al primer momento, o simplemente se toman el tiempo de escucharte, de intentar aprender lo que eres y son capaces en una conversación de conocerte mejor que el que lleva muchos años a tu lado.

Lucas 18:31-43

Luís llevaba casado casi diez años y conocía a su mujer hace mas de 15 años. En todo ese tiempo había compartido muchas cosas juntos. Pero un día descubrió que su mujer tenía una relación con otro hombre. No era una relación física, era a través de Internet, en la que hablaban, compartían experiencias y sentimientos. Al cabo de los meses, su mujer le dijo que estaba enamorada de otro hombre. “¿Me has puesto los cuernos?” –dijo él-. “No, simplemente me he enamorado de otro hombre”, respondió ella, “El me entiende como nadie me ha entendido, parece saber todo lo que necesito oír en el momento que lo necesito oír y de la forma que lo necesito oír”. Luís no entendía lo que estaba pasando, el llevaba mas de 15 años con su mujer y jamás había dicho de el algo remotamente parecido ¿Por qué? Porque en un pareja el amor necesita, mas que un hombre que traiga dinero a casa, mas que alguien que cuide de la familia, más que todo eso. Tiene que haber pasión y la pasión depende casi exclusivamente de lo que espero del otro aunque no tenga pruebas de ello, necesita arriesgarse a cosas que por lógica no son factibles. El mundo lo llama “química”, pero si habláramos de religión lo llamaríamos FE.

¿Por qué hay gente que entiende las cosas a la primera y otras no? Hay personas con las que hay una conexión al primer momento, o simplemente se toman el tiempo de escucharte de intentar aprender lo que eres y son capaces en una conversación de conocerte mejor que el que lleva muchos años a tu lado.

Esto es lo que sucede en nuestro texto. Tenemos por un lado a los discípulos que llevan mucho tiempo con Jesús, que han tenido el privilegio de ver cosas maravillosas con el, que han visto milagros que han oído sus explicaciones, que incluso en el Jordán, cuando Jesús fue bautizado, escucharon la voz de Dios Padre y que al comienzo de estos versículos les dice abiertamente sin parábolas, cual es su misión en esta tierra…, pero ellos no entienden nada. Justo después encontramos a un ciego que es la primera vez que se encuentra con Jesús, del que solo ha oído hablar por terceros, y que lo identifica enseguida como lo que es. ¿Por qué? ¿Por qué entre el ciego y Jesús hay “química” y con los discípulos no?

1. Hombres bien preparados. 
Los doce discípulos no eran cualquier persona, habían vivido muchas cosas junto a Jesús. Llevaban con el mas de dos años y medio y le habían visto ver muchas señales: Como curo un hidrópico, a la mujer encorvada, la muchacho endemoniado, como alimento a 5.000 personas don dos panes y cinco peces, como sanó a la hija de Jairo, el episodio en que una mujer por tocarle el manto quedo curada, la aterradora experiencia del endemoniado gadareno, hasta como calmó una tempestad o resucito a Lázaro.

Pero no solo había visto cosas, sino que las habían oído, Jesús contó muchas parábolas para que la gente entendiese el reino de Dios, muchas de ellas les fueron explicadas a ellos aparte mas profundamente, estuvieron con Jesús en un seminario de preparación en el sermón del monte, había visto como fariseos, escribas, publicanos y todas las sectas judías, había usado las argucias lingüísticas y teológicas mas complicadas para sorprender a Jesús sin conseguirlo.

Doce hombres, instruidos por el mejor de los pastores, que habían vivido experiencias que nosotros desearíamos ver aunque solo fuera una, elegidos personalmente por el hijo de Dios. Debían ser lo hombres con más fe del mundo…, Pero cuando Jesús en los versos 31-34, les hace una declaración abierta de quien es y cual es su tarea, no lo entienden. Jesús les habla muy claro y ellos con toda su preparación debían poder entender lo que Jesús les decía, pero les faltaba algo. No había química, o dicho de manera bíblica, no tenían fe.

Más aún en Mateo 20, encontramos el paralelo a este texto y en los versos 20-21, se nos explica que dos de los discípulos intentan aprovecharse de la situación y mandan a su madre para que les reserve un sitio especial en el cielo.

Como creyentes con los años nos sucede lo mismo, somos cristianos perfectos desde cualquier punto de vista, solo que hemos perdido la pasión por Dios, ya no hay química entre nosotros, ya no nos conmueve como antes, ya no estamos dispuestos hacer locuras por el, y para hacer todo eso necesitamos fe.

2. Un mendigo inculto. 
Poco después de las importantes, pero incomprendidas palabras de Jesús hacia sus discípulos, todo el grupo entra en Jericó. Allí cerca de la puerta de entrada a la ciudad, en el camino que lleva hacia ella, donde los que iban a hacer negocios entraban y los que los habían hecho salían, este grupo se encuentra con un ciego. Es un hombre que no nació ciego, ya que en los evangelios paralelos, nos dice que quería recuperar la vista perdida. Eso tenía mas significado del que creemos, en primer lugar sabía todo lo que se estaba perdiendo y en segundo lugar el pensamiento judío lo tenía por un pecador de gran magnitud, ya que Dios le había castigado de esa manera. Hasta los propios discípulos no podían alejar de ellos esta idea, ya en una ocasión pensaron de esta manera de otro ciego, Juan 9:1+2.

Un hombre así, condenado a mendigar, señalado por todos como un irreconciliable con Dios, como un pecador, como un despreciado por Dios ya que le dejo en su cuerpo la marca de su pecado, este es el que ve en Jesús lo que los hombres preparados no pudieron ver con todas las pistas y facilidades del mundo.

Un hombre sin instrucción, que no había ido con Jesús, que no vio sus milagros, ni escuchó sus palabras, al oír pasar a Jesús comienza a gritar: “¡,Hijo de David!”. Este es un título que solo se le podía dar a la persona reconocida como Mesías.

Cuando Jesús lo oye quiere conocer a este hombre que sin la experiencia de los discípulos ha entendido el mensaje y comprueba en el una gran fe. Jesús le dice “¿Qué quieres que te haga?” Y sin dudar un momento, sabiendo el poder que Jesús tiene y con toda la fe del mundo le responde “Quiero recibir la vista”. Y para sorpresa de los discípulos ante el "descaro" del mendigo ciego Jesús le cura y añade “tu fe te ha salvado”. Supongo que los discípulos estaría sorprendidos: Primero porque Jesús se para ante alguien que le llama Hijo de David, Segundo le ofrece darle lo que quiera, Tercero el ciego se atreve a pedir que le quite la señal de su pecado, Cuarto Jesús no le reprende, sino que le concede lo que pide y le otorga además la salvación. Pero que pasaba allí ¿Hablaban en código?

Cuando Luís se enteró de lo que sucedía en su matrimonio, se enfado. Pensaba “¿Qué tendrá alguien que no la visto nunca y que solo la conoce hace poco tiempo, que no tenga yo? ¿Puede alguien en una pantalla, llegar a ser mas importante que alguien que lleva 15 años con ella?” Sin embargo, aquel fantasma en la pantalla de un ordenador, había despertado en su mujer cosas que el nunca supo despertar en ella. Alguien con muchas menos armas, y menos ejercito, había conquistado en solitario la ciudad que el llevaba años asediando sin éxito. Y comenzó a preguntarse ¿De quien es realmente la culpa?

3. ¿Quién eres tu? 
Jesús consiguió chocar a los discípulos, pero ahora nos toca a nosotros, porque estos personajes hemos de pasarlos a nuestros días. Los discípulos somos nosotros, los que hemos oído, quizás desde nuestra niñez la palabra de Dios, que tenemos una buena base teológica, que podemos hablar ampliamente de lo que Dios ha hecho en nuestras vidas, pero ¿No se nos escapa algo?

Creemos en las promesas de Dios con la mente, pero no hemos terminado de implicar nuestro corazón, Santiago 1:22, nos hace una seria advertencia al respecto. Dejamos de lado a los “mendigos ciegos”, porque no los consideramos aptos, porque no tienen preparación, porque no tienen sabiduría, porque no tiene experiencia, pero muchas veces nos sobrepasan en fe. Cuantas veces hemos alejado a una persona por un pasado turbulento, que Dios le ha perdonado y que nosotros le traemos presente siempre que podemos. Hacemos severas distinciones basadas en pecados perdonados, en vidas antes de creer en Dios, en pecados que clasificamos como “normales” o “imperdonables” cuando para Dios todos los pecados son iguales y es solo él es quien perdona.

¿Por qué Dios nos choca así? No es para destruirnos sino para restituirnos, Dios quiere que comprendamos que la fe se fortalece con todas esas cosas de las que nos sentimos orgullosos, pero que ni el conocimiento, ni los milagros, ni las experiencias crean la fe.

Dios quiere que volvamos a la esencia del evangelio, en la que creímos por fe, donde sin pruebas, ni conocimiento, creímos en sus promesas hasta la médula.

Aquel mendigo no tenía la experiencia de los discípulos, ni tenia el conocimiento de ellos por haber estados con Jesús tanto tiempo, ni había visto las maravillas que ellos vieron, pero tenía algo que los discípulos carecían, la certeza, la convicción de lo que Dios dice y no podemos demostrar aunque vaya en contra de toda lógica. Tenía fe.

Una fe genuina se vera enriquecida por todas esas cosas de las que nos sentimos orgullosos y superiores a los mendigos. Pero todo eso sin fe no tiene ningún valor. Y ante la elección de alguien solo con fe o solo con todo lo demás, Dios elige al que tiene fe.

Resumen 
Luís se dio cuenta que aunque era un marido atento y responsable, era mas frío que un témpano y no había fuego en su relación porque ni siquiera había intentado encender una cerilla. “No está todo perdido”, pensó. Su mujer le dijo una vez, “eres un marido perfecto desde el punto de vista de la convivencia, y si cuento todo lo que haces por mi en el día a día, cualquier mujer me envidiaría, si solo fueses un poco mas apasionado, un poco mas loco, un poco mas libre conmigo, todo lo haces tendría otro significado”.

Luís se dio cuenta, que todo lo que hacia era efectivamente bueno, pero que había descuidado la base, lo que da significado a una relación, y que por muy bueno que fuera sino había pasión perdería a su mujer. Entre ellos ya no había química y para que la hubiera debía implicar su corazón y sus sentimientos.

La mujer de Luís le dijo en muchas ocasiones que necesitaba mas, le dijo que era un buen marido, pero eso no tenía valor porque se sentía sola. ¿Sabéis que hizo Luís? pensó "Pues no se que mas quiere que haga", y le compró un perro. Todos los conocimientos que podáis adquirir, todas las obras que podáis hacer, todos los esfuerzos que hagáis no son nada sino hay fe.

4 comentarios:

Anonymous said...

NO ESTOY DE ACUERDO ELLA NO TENIA POR QUE HACER ESO SI LO AMABA, CREO QUE LUIS TENIA LA CULPA DE COSAS, PERO TAMBIEN ELLA DEBIO PONER LIMITES EN LA RELACION CON OTRA PERSONA. LAS FALTAS DE OTROS NO PUEDEN SER EXCUSAS PARA OTRAS PEORES.

Anonymous said...

CIERTO LO QUE FALTO EN ESTA RELACION FUE COMUNICACION LA MUJER NO HABLABA
CON SU MARIDO O AMBOS PERO SI ES COMO UN GOLPE BAJO PARA EL HOMBRE QUE SU MUJER LE DIGA SE ENAMORO DE OTRO HOMBRE POR QUE LE HABLO MAS LINDO O COMO DICE LO QUE QUERIA ELLA ESCUCHAR :/ SUENA GACHO
Y LUEGO ERAN CASADOS.

Anonymous said...

CIERTO LO QUE FALTO EN ESTA RELACION FUE COMUNICACION LA MUJER NO HABLABA
CON SU MARIDO O AMBOS PERO SI ES COMO UN GOLPE BAJO PARA EL HOMBRE QUE SU MUJER LE DIGA SE ENAMORO DE OTRO HOMBRE POR QUE LE HABLO MAS LINDO O COMO DICE LO QUE QUERIA ELLA ESCUCHAR :/ SUENA GACHO
Y LUEGO ERAN CASADOS.

Daniel Gutierrez said...

Entonces ustedes creen que yo, porque mi esposa o novia me deje de decir te amo, te quiero, ya cuando otra venga y me habla lindo y me diga todo lo que facilmente me puede decir, porque no pasa su vida conmigo sino que es algo nuevo, y obvio que tiene una mistica por ser desconocido, osea deberia decirle a mi espesa o novia, sorry no te amo mas, encontre otra nueva y me voy con ella, porque tu ya no eres apasionada , lo eras pero no mas.... eee creo que no. Bendiciones...